Reflexión: España está podrida

No me he podido resistir en incluirme entre los que esta semana hablan del tema político. Siempre he comentado que necesitamos una revolución, pero ¿de verdad la estamos haciendo?, ¿O parece más bien una representación de los propios policías para convencernos de que son necesarios?

http://www.youtube.com/watch?v=4FLW4OjlcrU

Esto es perfecto para los buitres que nos gobiernan, porque hacen que el pueblo se divida… Y precisamente ése es nuestro punto débil: Si no nos ponemos de acuerdo, nos creeremos lo que nos convenga según cada momento, a su vez manejado por otros. Además, parece que ya no nos centramos en el motivo de las manifestacionesSólo nos dedicamos a hablar de las actuaciones de los policías: Unos diciendo que mal, por supuesto; y otros diciendo que bien, “sólo se defendían”.

Yo entiendo que los policías velen todos velemos por el propio interés, supongo que un estilo al recorte, en su día, del número de bomberos, y poco después hubo una serie de incendios provocados (además de, por supuesto, motivos económicos de los dueños de las tierras). La verdad, no me imagino que se atreviesen a hacer el mismo porcentaje de recortes de personal con el cuerpo de policía (aunque estamos en tiempos en los que ya no te puedes fiar de nada).

Ya teníamos oído en reportajes de manifestaciones anteriores sobre ‘los que animan’ las manifas… A veces, creo comprender las actuaciones de los políticos (pensando que su prioridad es llenarse su propio bolsillo), pero seguiré sin comprender otras actuaciones de algunos grupos concretos ¿No deberíamos mirar todos juntos hacia nuestro propio futuro?

http://www.youtube.com/watch?v=UDCRgqspmyU

¿Será cierto que mientras estaba pasando todo esto, lo que estaban ‘pensando’/discutiendo en el congreso es en los próximos recortes que vamos a sufrir?

Reflexión: Cosas de pequeños 2

Continuando la reflexión de la semana pasada, compartiré otro caso muy cercano (de otros sobrinos), y de paso, aprovecharé para enviar un guiño 😉 por si me lee alguien que haya sido o vaya a ser padre/madre por estas fechas.

Llevaron, al hospital, a una de mis sobrinas a ver a su recién nuevo hermanito… Por aquel entonces contaba con cuatro inocentes añitos.

Enseguida, toda ilusionada, mencionó un “¡Ooohhh! ¡Qué guapo es!”

Y casi sin tiempo a respirar continuó: “Y… ¿Cuántos años tiene?”

Espero que como mínimo os haya sacado una sonrisa :), suerte en vuestras nuevas obligaciones (y mucha paciencia).

Reflexión: Cosas de pequeños

¡Cómo son, a veces, esas personas pequeñas que pululan por las casas!

Pablo Motos ha sacado varios libros con anécdotas sobre nuestros queridos y jóvenes familiares… Yo aporto un caso muy cercano, con el cual espero que disfrutéis, igual que cuando me lo contaron:

Hace ya un tiempo, tenía a una de mis sobrinas en la época de intentar saber qué es lo que quería ser de mayor… Y preguntaba sobre lo que hacían en cada uno de los distintos oficios: “Frutero es el que vende frutas…“.
En una de las conversaciones con mi hermana, preguntó: “¿Y el zapatero qué hace?“.
Mi hermana le contestó: “El zapatero arregla y vende zapatos“.
Y le vuelve a preguntar: “¿Y tan famoso es ese oficio para salir tanto en la tele?”.
Rápidamente a sacarle de su error: “No, no, no. Ése que sale tanto en la televisión no es zapatero de profesión, sólo se apellida Zapatero. Y sale tanto porque es el presidente de España.” (Está claro que ya hace un tiempo de la anécdota)…
Y mi sobrina insiste: “Y… ¿qué es lo que hace un presidente?“.
Mi hermana con ligeros cortocircuitos en la cabeza, tenía que seguir respondiendo como podía: “Entre otras cosas, un presidente tiene que buscar trabajo a todos los que no lo tienen, y tener a todo el país contento“.

“¿Y qué pasa si no lo consigue?”… Mi hermana a punto de explotar… “Si no lo consigue tiene que dar explicaciones, y decir por qué no lo ha conseguido”.

Mi sobrina que lo piensa, y contesta: “Ufff, ¡menuda responsabilidad! Yo no quiero ser presidente.”

Puede que cuando sea más mayor, sepa cuánto gana un presidente, y sepa qué es lo que hace de verdad, cambie de opinión, pero por ahora dejaremos que sea su buen corazón el que siga decidiendo.

Reflexión: La Muerte

Parece que no nos gusta hablar del tema de la muerte (sin entrar en lo fácil que es desear la muerte a ciertas personas)… Pero, a veces, me pregunto si nuestros allegados conocen nuestras preferencias cuando lleguemos a la nunca esperada meta final de nuestra vida.

Cierto escalofrío, ésos que guardan las urnas funerarias en el salón (pero aún si se crean su propio altar), corriendo el riesgo de que, por ejemplo, venga el pequeño de la casa y, en un típico accidente, tire las cenizas que habrá que recoger después con la aspiradora.

Hay otras personas que lo que prefieren es que los entierren en panteones familiares, a veces, incluso sin haber reservado un espacio para ellos mismos… Dejándoles el ‘marrón’ a los que queden por detrás.

También están los tradicionales ataúdes, que se entierran en su espacio destinado, con su típica lápida en la que los familiares dejan una frase recordatoria. (Si es vuestro caso, ¿habéis elegido la frase que os defina, o dejaréis el típico “Nació el [Fecha de Inicio], Murió el [Fecha de Fin]”?).

Creo que hay otras opciones: tumbas compartidas, alquiler de tumbas, terrenos con vistas, un hoyo en el jardín, futuros emplazamientos de casas con Poltergeist… Pero, ¿cuántos os habéis puesto a mirar las posibles opciones (a no ser que fuesen para otros)?

Otros muchos, ni lo han pensado antes, ni quieren pensarlo… Y al final, lo tienen que decidir los que quedan. ¿Es éste vuestro caso? ¿Nada de pensar en el fin de nuestros días (si es que dicho fin no sea simultáneamente final para todos)?

Personalmente, me gustaría que, cuando me llegara mi hora, me incineraran y tiraran las cenizas al mar (directamente, sin palabritas ni nada, y luego a olvidarme, y a tomar unas cañas)… Para el que no lo sepa, se supone que está prohibido tirar las cenizas en cualquier sitio (dicen que contamina… ¿unas cenizas en el mar? ¿en la tierra? yo diría que los ayuntamientos lo prohíben porque de esta forma no sacan dinero de ningún otro lado).

Reflexión: Feliz cumpleaños

¡Cómo pasa el tiempo!

Un añito ya desde el primer post de este blog… Aunque no empecé “seriamente” (si es que se puede aplicar ese concepto en este blog) hasta finales de septiembre, un año es un año y, como tal, hay que celebrarlo (buscadme en el bar :-)).

Tenía muy claro que un Blog con múltiples temas no es una buena idea.

Mi meta, aparte de curiosear en el mundo de los blogs y algo de desahogo escrito, era saber si iba a ser capaz de ser constante… Si bien es cierto que cambié la temática del viernes porque los tutoriales me quitaban un tiempo que no me puedo permitir para dedicarlo a un hobby. Creo que he cumplido mi objetivo (el añito parece un buen límite de observación)… Y ahora, igual hasta es un buen momento para replantearme nuevas metas. De repente, dejarán de aparecer algunos de los temas (como ejemplo: las fiestas y las fechas especiales, que suelo sugerir los primeros miércoles de cada mes, los terminaré en septiembre… Me resultaría muy fácil guiarme con los del año anterior, pero trato de replantear el temario y eliminar algunas entradas… Aunque seguiré con los Estrenos de Películas del último miércoles de cada mes, que me gusta  demasiado el tema ;)), y no me preocuparé tanto de ser tan constante (que si algún día no aparece un post, pues ya estáis avisados).

Hagamos un repaso de cifras: 262 entradas publicadas (sin contar con ésta), en las que podemos encontrar:

No quiero olvidarme de agradecer a los que en su día me dieron un poquito de apoyo y algunos consejos… Y recordad que, aunque cambie un poquitín, el blog sigue por aquí.