Reflexión: Cotillas y Marujas

¿Qué es lo que entendemos por cotillas? ¿Por qué se les llamará ‘marujas’ a los cotillas?

Según la RAE:

1. f. Ajustador que usaban las mujeres, formado de lienzo o seda y de ballenas. (Del diminutivo de cota)
2. (Comúnmente). Persona amiga de chismes y cuentos. (Utilizado también como adjetivo)

Claramente nos queremos referir a la segunda definición… Para definir personalmente a las personas como cotillas, lo voy a hacer diferenciándolas de las personas curiosas. Me explico:

a. Una persona curiosa la defino como una persona deseosa de saber (en nuestro caso nos centramos en los chismes, y noticias cercanas).

b. Una persona cotilla es una persona curiosa que, además de querer saber, lo quiere contar.

(Incluso me podría salvar de que tacharan de ‘cotilla’, ya que tengo una memoria tipo Dory, y medio minuto después de que me cuentan algo se me suele olvidar ;)).

http://www.youtube.com/watch?v=Y5z_OJvRVKI

Un par de ejemplos de supuestos:

  • (Se supone que) a los curas se les cuenta todo, y a su vez éstos no lo van contando por ahí… Ya, un ejemplo bastante pobre, pero me vale para no definirlos como cotillas. (Y tampoco tienen fama de serlo)
  • (Se supone que) la vida social diaria de los porteros estriba, en gran medida, en la comunicación con los vecinos. Y claro, la comunicación va en los dos sentidos. (Éstos sí que tienen fama de ser cotillas).

Entiendo también que en tiempos de nuestros abuelos (o más) los hombres iban a trabajar (por lo que el tema de la mayor parte de las conversaciones quedaba en parte del trabajo); y las mujeres se quedaban haciendo las cosas de casa, por lo que las conversaciones de ellas eran típicamente la de cotilleos de otros vecinos… Imagino que de ahí llegará el término de “Marujas” (¿habría muchas mujeres llamadas Marujas? :)).

Eso sí, los tiempos van cambiando, y hoy en día ya se pueden contar como ‘amas de casa’ a mujeres como a hombres. Creo que se debería incluir el término de “Marujos” a los hombres que se permiten el lujo de cotillear (como lo hacían nuestras abuelas).

Por cierto, ¡Qué fácil es ser cotilla ahora con las nuevas tecnologías y redes sociales! Para algunos es toda una enfermedad, y dejan de hacer parte de sus tareas para informarse y distribuirlo.

[Viñeta de manu-fluceando.blogspot]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*