Reflexión: Cosas de pequeños 2

Continuando la reflexión de la semana pasada, compartiré otro caso muy cercano (de otros sobrinos), y de paso, aprovecharé para enviar un guiño 😉 por si me lee alguien que haya sido o vaya a ser padre/madre por estas fechas.

Llevaron, al hospital, a una de mis sobrinas a ver a su recién nuevo hermanito… Por aquel entonces contaba con cuatro inocentes añitos.

Enseguida, toda ilusionada, mencionó un “¡Ooohhh! ¡Qué guapo es!”

Y casi sin tiempo a respirar continuó: “Y… ¿Cuántos años tiene?”

Espero que como mínimo os haya sacado una sonrisa :), suerte en vuestras nuevas obligaciones (y mucha paciencia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*