Regalo: Guantes de cocina

Al final, “sólo” son unos guantes con los que puedes hacer un trabajo habitual un poco más entretenido… Pero asegúrate de que si les haces “hablar”, no haya nadie, cerca que pueda pensar en la necesidad de una camisa de fuerza.

Yo, por si acaso, disfrutaría de ellos si me siento solo, y además no hay nadie cerca. Vale… Me habéis pillado el farol… Como los que me rodean ya saben que me falta un tornillo (por lo menos), no me cortaré un pelo y seguiré dándoles vida, sin importarme lo que piense el vecino… Como siempre.

[Visto en Pop Deluxe]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*