Reflexión: La Muerte

Parece que no nos gusta hablar del tema de la muerte (sin entrar en lo fácil que es desear la muerte a ciertas personas)… Pero, a veces, me pregunto si nuestros allegados conocen nuestras preferencias cuando lleguemos a la nunca esperada meta final de nuestra vida.

Cierto escalofrío, ésos que guardan las urnas funerarias en el salón (pero aún si se crean su propio altar), corriendo el riesgo de que, por ejemplo, venga el pequeño de la casa y, en un típico accidente, tire las cenizas que habrá que recoger después con la aspiradora.

Hay otras personas que lo que prefieren es que los entierren en panteones familiares, a veces, incluso sin haber reservado un espacio para ellos mismos… Dejándoles el ‘marrón’ a los que queden por detrás.

También están los tradicionales ataúdes, que se entierran en su espacio destinado, con su típica lápida en la que los familiares dejan una frase recordatoria. (Si es vuestro caso, ¿habéis elegido la frase que os defina, o dejaréis el típico “Nació el [Fecha de Inicio], Murió el [Fecha de Fin]”?).

Creo que hay otras opciones: tumbas compartidas, alquiler de tumbas, terrenos con vistas, un hoyo en el jardín, futuros emplazamientos de casas con Poltergeist… Pero, ¿cuántos os habéis puesto a mirar las posibles opciones (a no ser que fuesen para otros)?

Otros muchos, ni lo han pensado antes, ni quieren pensarlo… Y al final, lo tienen que decidir los que quedan. ¿Es éste vuestro caso? ¿Nada de pensar en el fin de nuestros días (si es que dicho fin no sea simultáneamente final para todos)?

Personalmente, me gustaría que, cuando me llegara mi hora, me incineraran y tiraran las cenizas al mar (directamente, sin palabritas ni nada, y luego a olvidarme, y a tomar unas cañas)… Para el que no lo sepa, se supone que está prohibido tirar las cenizas en cualquier sitio (dicen que contamina… ¿unas cenizas en el mar? ¿en la tierra? yo diría que los ayuntamientos lo prohíben porque de esta forma no sacan dinero de ningún otro lado).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*