Reflexión: Lo más fácil es ser corrupto

Vamos a cambiar el mundo, porque tenemos vergüenza de lo que hay actualmente… Y nos metemos en la política.

Imaginando que tenemos buenos contactos, y buenas referencias que nos hemos ganado a pulso, y al final conseguimos llegar a lo más alto (a la alcaldía) de un pueblo… (Olvidaros de serlo de una ciudad, que ahí hay muchos intereses, y los contactos necesarios no serán precisamente los buenos).

Parece que estamos en buen camino, pero para dar un ejemplo de nuestra filosofía de cambiar la parte podrida de nuestra “civilización”, y como alcalde/sa partiremos de no cobrar un duro euro (sólo es un ejemplo).

¿Qué es lo que nos encontraremos? Es posible que podamos observar algunas incongruencias, o movimientos “raros” en los gastos de la alcaldía… Empecemos: que si las secretarias (que conocen bien el tema) distribuyen algunas facturitas; que si los concejales están sólo para defender intereses propios; que si los constructores hacen tratos con el mando que toque; que si algunos alcaldes vecinos aúnan fuerzas para destituirte cuando no aceptas sobrecitos…

Después de arrepentirnos de haber entrado en semejante berenjenal, nos quedan algunas opciones:

  • La más fácil: Si no puedes con el enemigo, únete a él… No tenemos ni idea de cuántas personas duermen a pierna suelta con una conciencia más que sucia. Y el pensamiento de muchas personas es: “¿Para qué voy a entrar en la política si no es para sacar tajada?”.
  • Una salida: No podemos con la presión, pero tampoco queremos ensuciarnos… Retirarse de la política para que entren otros al trapo, no arregla mucho las cosas, pero según para quiénes, y según qué presión, no hay otra opción (hay que estar ahí).
  • Lo difícil es quedarse sin mojarse: Tantas las presiones de todos los que rodean y que tienen montada gran parte de su economía en los sobrecitos, que parecerá que no podemos ni ir a por pan sin que nos miren mal (no hablemos de lo que tendrán que sufrir los familiares). Pensemos además que si no se cobra en la alcaldía, hay que trabajar en otra empresa. (Es complicado, ¿verdad?).
  • Misión imposible, si intentamos denunciar a todo el mundo… Entre muchos se cubren mejor, y lo tienen tan heredado y bien montado que es más que imposible meterlos a todos a la cárcel… Si acaso alguna cabeza de turco, sobre todo si el desfalco es más que evidente.

¿Cuál es la opción que elegiríais vosotros? Conozco algún caso cercano, y desde aquí mi apoyo para que siga soportando con la conciencia limpia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*