Reflexión: Somos crueles

Quien más o quien menos, de pequeño, hemos ‘jugado’ con las pobres hormiguitas, u otros ‘insignificantes’ insectos:

  • Que si cogíamos un balde y creábamos un riachuelo infranqueable para las hormigas;
  • Que si les incordiábamos a los escarabajos con un palito;
  • Que si les atábamos a las moscas pequeños papelitos de propaganda “beba cocacola”…

Aunque los ejemplos se puedan alargar, no nos damos cuenta de que ahora nosotros somos las sufridas hormiguitas, y están ‘desde arriba’ haciéndonos sufrir:

  • Que a ver a cuántos parados conseguimos acumular en el país.
  • Que si somos capaces de ahogar los bolsillos del resto de trabajadores, (los que no cobren mucho para que no nos salpique, por si acaso).
  • Que si marcamos récords históricos, aunque sean negativos, quedaremos inmortalizados en la historia del país.

El karma se está vengando de nosotros, y no me parece del todo mal… Pero estoy esperando que llegue el momento de que se vengue de la mano justiciera actual, y si hace falta invertir los rolles de justicieros y ajusticiados… Que así sea, que el último recibirá con más ganas (con las ganas que les tienen muchos ya).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*