Chistako: Un bilbaíno perfecto

Un bilbaíno por la mañana, en su habitación mirándose al espejo:
– Joder, pero mira que soy guapo, fíjate qué brazos y qué cara. Madre mía si es que soy perfecto, ostia, y encima de Bilbao.
Entra la madre a la habitación en ese momento y le dice:
-Patxi, tengo que decirte algo sobre tu hermana, ha decidido meterse a monja.
Cierra la madre la puerta, Patxi ojiplático se da la vuelta, se mira de nuevo al espejo y dice:
-Joder, guapo, de Bilbao y “cuñao” de Dios. ¡No te digo ná!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*