Reflexión: Así sí da gusto trabajar

No es que quiera daros envidia, sólo quiero que os alegréis por mí:

¡Qué gustazo trabajar con un grupo en el que todos reman en la misma dirección! Que si hay un problema, nadie se escaquea… Que todos intentan ayudarse mutuamente… Que cada uno asume sus culpas (bueno, más o menos :-)… pero nada de echarle descaradamente las culpas a otro).

Sólo quiero deciros que es posible, que hay empresas en las que los caraduras no tienen futuro… Y, por supuesto, ni que decir que estoy contento con mi cambio… Y cada día más ilusionado por lo que podemos hacer entre todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*