Chistako: El secreto del teorema de Pitágoras

Pitágoras estaba con un problema y no conseguía resolverlo. Además no paraba en su casa.

Su esposa, Enusa, se aprovechaba de la situación y copulaba con cuatro paletos del pueblo vecino.

Un día, Pitágoras, cansado, volvió más temprano a su casa y encontró a Enusa en flagrante acción y mató a los cinco partícipes de la orgía.

A la hora de enterrarlos, en consideración a su esposa, dividió el terreno por la mitad y en un lado enterró a la esposa.

El otro lado lo dividió en cuatro partes y enterró a cada pueblerino en un cuadrado igual; de esa forma los cuatro ocuparon un espacio idéntico al que estaba enterrada su esposa.

Subió a la montaña al lado del cementerio para meditar y, mirando desde la cima hacia el cementerio, encontró la solución a su problema.

Era obvio:

El cuadrado de la Puta Enusa era igual a la suma de los cuadrados de los catetos.

¡SI ME HUBIERAN ENSEÑADO ASÍ, NUNCA ME HUBIERA OLVIDADO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*