Reflexión Empresas: No me salen las cuentas

En el colegio me engañaron con las matemáticas (eso, o es que no me invitaron a las clases de matemáticas avanzadas).

¿Cómo puede ser que a algunos ‘jefes’ le den 53 días de vacaciones, cuando al resto nos dan 22? Y encima dirán. “La última semana del año me la cojo con los días de vacaciones que me quedan”.

Pero no acaba ahí. Que te ‘aconsejan’ que tienes que estar ahí incluso en festivos, que estamos en tiempos de crisis. (Y digo yo: “si los causantes de esta crisis sois vosotros…”. Igual se trata de una maniobra que desconozco para tener una platilla alegre y productiva).

Siempre ha habido gente con mucho morro, pero si les dejan… ¡Qué coño! ¡Pues hacen bien! Como mucho, el problema viene después con los agravios comparativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*