Reflexión empresas: ¿Quieres ascender en el trabajo?

Enumero una serie de puntos que deberías tener en cuenta si quieres ascender en el trabajo. No hagas como yo, que prácticamente no cumplo con ninguna de las reglas (así me va). Sigue a rajatabla todos los puntos, o por lo menos inténtalo con la mayoría (cuidadín con los excesos: si nos pasamos, podremos obtener justo lo contrario de lo que buscamos):

  • Haz la pelota: Vale, puede que no haya que ser tan drástico, puede ser que no haga falta hacer la pelota literalmente, lo que sí es seguro es que no debes caerle mal. Si no caes bien a tu jefe, no tienes nada que hacer a la hora de promocionarte.

  • Involúcrate en el trabajo de tu jefe: Échale un cable, y si te saltas escalones (si es que puedes), mejor. Si algún día esperas ocupar un puesto más alto, que piensen en ti como posibilidad factible.

  • No te hagas indispensable: ¿Cómo te van a cambiar de sitio (aunque sea ascendiéndote) si sólo tú puedes hacer el trabajo de tu puesto actual? Esto tiene su riesgo: si no has cumplido con el resto de puntos, piensa que otra opción es que te puedan llegar a echar.

  • Sé paciente, suele haber políticas de ascensos contados por cada año (y demasiadas veces, ni eso). Por lo que no esperemos que en un tiempo limitado, cumpliendo todas las reglas, lo tenemos hecho.

  • Un ascenso no tiene por qué conllevar un aumento de sueldo. Primero céntrate en el ascenso, ya vendrá más adelante el aumento (o no… :-P).

  • Para terminar, recuerda: Siempre con una sonrisa. ¿Quién piensa en esos que están siempre criticando con una cara de amargado? Aunque, esto será según el caso, en un supuesto contrario, alguien podría llegar a decir: “Le ascendemos y nos lo quitan de aquí”. (Sólo por esta frase, yo ascendería a muchos… Supongo que menos mal, que no está en mi mano :-P).

Y no os olvidéis nunca que, siempre hay que estar observando el mercado laboraly nunca digas que lo estás haciendo (buscando otro trabajo), ni siquiera como farol. Como bien me dijo un buen compañero: “Si dices que piensas en irte, ya te estás yendo”. Si tú crees que tu jefe pensará: “¿Qué podemos ofrecerle para que no se vaya?”; en realidad estará pensando: “¿Qué podemos hacer con su trabajo cuando se vaya?”. Y en cuanto menciones el tema, ya no te tendrán en cuenta para nada (incluidos, por supuesto, los ascensos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*