Reflexión empresas: recortes por crisis

¿Hasta dónde llegaremos con los recortes en las empresas con la clara excusa de la crisis de las empresas?

Aunque no lo creáis, hay personas en las empresas que no saben lo que hacen. Y echarle la culpa a la crisis para sacar un supuesto beneficio es, a veces, encontrar una excusa barata a pobres ideas que se le ocurren a jefazos sin escrúpulos.

Unas pobres ideas como ejemplo:

  • Controlar las impresiones de los documentos: Hoy en día, hay impresoras que sólo te permiten imprimir si vas hasta la impresora… te identificas (con la voz no, con un tarjeta. No seas bruto)… Y le indicas que quieres las impresiones que has enviado hace x minutos. Vale, será mucho más difícil que la gente imprima y se olvide los papeles en la impresora, pero ¿alguien ha pensado en el tiempo que se pierde esperando a que termine la impresión? (Si en tu empresa existe este procedimiento sabrás de qué estoy hablando).
  • Limitar los viajes sin criterio: Me sigue asombrando de una forma increíble la capacidad de mal elegir qué tipo de viajes se van a suprimir. No se mira por la calidad del trabajo, ahora lo que prima es lo que cuestan los detalles. ¿Seguro que se ahorra mucho cambiando, por ejemplo, los viajes nacionales en avión, por viajes en tren, o en coche?
  • Ya que estamos en unas fechas señaladas: Disminuir la cantidad/calidad de la cesta de navidad, incluso hasta el punto de hacerla desaparecer. Tenemos que saber que no existe un derecho adquirido, las empresas lo pueden hacer sin tener en cuenta la opinión de los trabajadores. (Aunque se pierda muchísimo más dinero en otras operaciones, los trabajadores no podremos hacer nada a este respecto). Eso sí, todos cabreados, total como eso no afecta a la producción.

En general, pienso que es mejor que no nos quejemos mucho… Porque el recorte por excelencia suele ser el del número de empleados, y llegado a este punto, las ideas de antes ya pierden todo su valor. Si lo pienso bien, el despido es la mejor forma de solucionar la crisis para muchas empresas, pero aplicada a los mandos intermedios mal pensantes que sólo están para ‘chupar del bote’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*