Regalo: Perfume de Bacon

Recuerdo uno de mis años de universidad (parece que empieza una historia de viejos) una clase de 2 a 3 de la tarde (¡Qué hambre!)… Ya a esas horas uno empieza a ver chuletas de ternera por todas partes… Pero lo malo no era sólo esto: Tenía de compañera a una preciosidad que, por aquel entonces, se perfumaba con “esencia de vainilla”.

Bufff… Casi todavía lo recuerdo… “Esencia de vainilla”… Entre el hambre que yo tenía, sumado a mi gusto por la vainilla, y puede que a alguna razón más… Pues, como que no sé cómo lo hacía para no darle un mordisquito en el cuello cada uno de los días en los que se sentaba a mi lado.

Chicas, os animo a seguir usando esencias de sabores… Ir probando, que seguro que ése que tenéis al lado, al final se lanza si dais con el sabor (digo… olor) adecuado.

Chicos, no os quedéis atrás, y probad con vuestro perfume que, ellas también pasan hambre.

[Visto en fargginay]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*