Reflexión Empresas: Nepotismo

Hace poco me asombré con la película “Buenas noches, y buena suerte” que trata de una historia basada en hechos reales en los estudios de la CBS, sobre los años 50, acerca de la guerra mediática entre Edward R. Murrow y el senador Joseph McCarthy.

Un pequeño detalle de esta gran película me ha llamado la atención sobremanera: Según nos cuenta la historia, Shirley Wershba estaba casada con Joe Wershba, y lo mantenían en secreto por las normas de la CBS, que no permitía que los dos componentes de un matrimonio estuviesen trabajando en la misma compañía.

Es esta norma en concreto la que me ha hecho reflexionar: Conozco varios casos reales en la que los dos trabajan ‘codo con codo’ (bueno, eso dicen ellos, que no tiene por qué coincidir con lo que dicen otros).

En Internet nos podemos encontrar que el permitir o no el Nepotismo depende mucho de la empresa, y como no, a algunos les parece mal, y a otros les parece bien (ya sabéis, Internet). Con la salvedad de que a estos que no les parece mal, recomiendan que no trabajen juntos (puede ser en la misma empresa, pero en departamentos diferentes).

Me parece una buena sugerencia… Aunque habría que separar del grupo a las empresas familiares, ya que la base de este tipo de empresas puede ser precisamente seguir esta estrategia. Claro que, trasladar esta recomendación a una plantilla de una gran empresa puede ser complicado, y al final: O está bien especificado en las normas corporativas, o las personas responsables no se mojarán y mirarán para otro lado.

Entonces, ¿cómo lo solucionamos? Como no podemos cortar cabezas (creo que está mal visto por la ley, o algo así), supongo que tendremos que lavarnos las manos y mirar para otro lado; o cuchichear y alimentar rumores sobre los que aplican el Nepotismo, para poder desahogarnos de alguna manera… O también podemos crear un blog para poder criticar las injusticias de algunas empresas. 😛

¿Alguna sugerencia?

Un pensamiento en “Reflexión Empresas: Nepotismo

  1. Pingback: Reflexión: El fin de la crisis | Trabajar es de pobres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*