Regalo: Megáfono

¡Qué ganas tengo de gritarle a mi jefe!

Seguro que, encima, haría ‘oídos sordos’ (como cuando le digo algo importante y pasa absolutamente de mí, que él tiene otro concepto de lo que es o no importante).

Igual con el megáfono éste, y… ¿Diciéndoselo al oído? ¿Me dejaría de ignorar? Si así fuese, siempre os podrá servir para desahogaros en su cara

Y si no os animáis a hacérselo a vuestro jefe (recordad que seguimos con el tema de hablar con el aparato éste), os podéis llevar el megáfono a un partido de vuestro equipo favorito (como se anuncian en su página), y probar a insultar al árbitro (supongo que entenderéis que vuestro equipo tiene que jugar en casa, y que además, tendréis que estar situados en la zona correcta… Sino, los que se van a desahogar serán otros).

[Visto en yoquierounodeesos]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*