Cómo… personalizar nuestra cuenta de Gmail

Después de haber creado nuestra cuenta de Gmail, es fácil que queramos darle una serie de toques personales… No tengáis miedo a toquetear y probar, sólo un par de consejos que no solemos cumplir:

  • “Leer todas las opciones y avisos, y hacer caso al sentido común” (el que lo tenga).
  • “Si no tenemos claro algo: o nos informamos, o lo dejamos como está (Cancelar cambios)”.

¿Que sólo hemos creado esta cuenta para las demás funciones de Google, y no nos interesa realmente otra cuenta de correo electrónico? Tendríamos que saber que los servidores de correo suelen tener una opción para redirigir todos los correos entrantes a otra cuenta de correo. Esto es: si alguien envía un mensaje a esta nueva cuenta que has creado en Gmail, que automáticamente se envíe este correo a otra cuenta que quieras utilizar.

No tendrás que volver a mirar tu nueva cuenta de Gmail (ya cambiarás de idea cuando descubras todo lo que te ofrece Google), como mucho tendrás que hacerlo si quieres enviar un correo desde esta nueva cuenta.

Accederemos a la configuración buscando un icono de un engranaje situado arriba, a la derecha, al lado del identificador de la cuenta.

Seleccionamos la Configuración del correo, y podremos ver todas estas pestañas de configuración: General, Etiquetas, Cuentas e importación, Filtros, Reenvío y correo POP/IMAP, Chat, Clips de la Web, Labs, Recibidos, Sin Conexión, Temas y Buzz (Según cuentan los rumores, éste tiende a desaparecer). Estamos buscando la opción “Reenvío y correo POP/IMAP“; y aquí, el botón “Añadir una dirección de reenvío“:

Aparecerá una ventana solicitándonos la dirección de correo electrónico a la que queremos reenviar todo lo que llegue a esta cuenta de correo. Pues nada, a mandar, se rellena con la dirección de correo y se pulsa “Siguiente”.

Un aviso de que vamos bien nos animará a dar los últimos coletazos de esta configuración:

No nos asustemos si, con esta confirmación, aparece un mensaje advirtiéndonos de “Es posible que [nombre de la cuenta de Gmail] no pueda reenviar mensajes a [cuenta de correo destino]”. Esto es porque todavía nos falta un poquitín… Tendremos que acceder a nuestra ‘vieja’ cuenta de correo para comprobar que hemos recibido un correo titulado, más o menos, “Gmail Confirmación de reenvío (n.º xxxxxxxx): recepción de correo de [nombre de la cuenta de Gmail]”. Podemos utilizar ese código de confirmación del correo (que yo he puesto como xxxxxxxx) en la casilla de verificación que ahora aparece en la configuración de reenvío; o, mucho más fácil, hacemos clic en el enlace que se envía en el correo.

Para terminar, volvemos a la configuración de Reenvío de la cuenta de Gmail y seleccionamos la opción “Reenviar una copia del correo entrante a “ [seleccionamos el correo que hemos configurado] (si no lo está ya); y elegimos una de las opciones que se nos ofrece para el correo recibido en Gmail (al gusto):

  • Conservar la copia de Gmail en Recibidos.
  • Marcar la copia de Gmail como leída.
  • Archivar la copia de Gmail.
  • Eliminar la copia de Gmail.

Listo… Por temas de seguridad, si accedemos a la cuenta en los primeros días (una semana), nos aparecerá un mensaje de aviso: “Estás reenviando el correo electrónico a [‘vieja’ cuenta de correo]. Este aviso desaparecerá dentro de en X días.”. Si no hacemos caso a las faltas en la traducción, todo dentro de lo normal. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*